Libros Relacionados

La salchicha y el riesgo de cáncer de páncreas

Consumir una al día es suficiente para incrementar 19 por ciento el riesgo de contraer esta enfermedad, revela un estudio realizado en Suecia.

Una salchicha al día incrementa 19 por ciento el riesgo de cáncer de páncreas. Aunque el consumo de carne procesada ya ha sido vinculado en el pasado al riesgo de cáncer de colon y recto, es la primera vez que se encuentra una asociación con el cáncer de páncreas.

El estudio, llevado a cabo en el Instituto Karolinska en Estocolmo, revisó los resultados de 11 ensayos en los que habían participado cerca de 7.000 pacientes.

Los resultados –publicados en British Journal of Cancer, y difundidos por BBC Mundo– mostraron que por cada 100 gramos de carne procesada en la dieta diaria, el riesgo de la enfermedad se incrementa 38%.

La evidencia sobre la carne roja, que también ha sido asociada a un riesgo de cáncer colorrectal, fue inconclusa en la nueva investigación. Aunque se encontró un mayor riesgo entre los hombres, no se observó el mismo resultado en las mujeres.

El estudio mostró que los hombres que comían 120 gramos de carne roja al día tenían un riesgo 29% mayor de cáncer pancreático que quienes no comían carne.

Desde que se conoce el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal con la carne roja y procesada, los expertos recomiendan a los adultos no consumir más de 70 gramos diarios de estos productos.

Y el nuevo estudio apoya la evidencia sobre el riesgo de consumir carne.

Aunque el cáncer de páncreas no es uno de los tipos de cáncer más comunes, es uno de los más letales porque a menudo se lo detecta en etapas avanzadas.

A menudo, se describe a la enfermedad como un “asesino silencioso” porque en sus primeras etapas el tumor no presenta síntomas y en etapas más avanzadas los síntomas no son específicos y varían de una persona a otra.

Por eso, afirman los expertos, es importante entender cuáles son los riesgos de desarrollar el trastorno.
“Se sabe que comer carne incrementa el riesgo de cáncer de colon y recto, pero hasta ahora no se sabía si existe un vínculo con otros tipos de cáncer”, explicó a la BBC la profesora Susanna Larsson, quien dirigió el estudio.

“El cáncer pancreático tiene bajas tasas de supervivencia. Así que, además de diagnosticarlo en etapas tempranas, es importante entender qué es lo que incrementa el riesgo de esta enfermedad”.

“Si la dieta tiene un impacto en el cáncer pancreático, esto puede influir en las campañas de salud pública para ayudar a que se reduzca el número de casos de esta enfermedad”, agrega.

Sin embargo, será necesario llevar a cabo más estudios para confirmar la asociación porque puede haber otros factores, como la obesidad, que influyen en este riesgo.

Algunas dudas. Tal como expresa Sara Hiom, directora de información de Cancer Research Uk –un centro de investigación sobre cáncer en el Reino Unido–, “todavía no se logra establecer si la carne es un factor de riesgo definitivo del cáncer de páncreas”.

“Y es necesario realizar investigaciones más amplias para confirmarlo”.

“Pero este análisis sugiere que la carne procesada podría desempeñar un papel”.

“El cáncer pancreático tiene bajas tasas de supervivencia. Así que, además de diagnosticarlo en etapas tempranas, es importante entender qué es lo que incrementa el riesgo de esta enfermedad”.

El Fondo Mundial para la Investigación de Cáncer (WCRF) recomienda sobre la necesidad de regular el consumo de carne roja.

La doctora Rachel Thompson, subjefa de ciencia de la organización, expresa: “como parte de nuestro proyecto continuo de actualización, en los próximos meses reexaminaremos los factores de riesgo del cáncer pancreático”.

“Esto deberá ofrecernos más información sobre la relación entre cáncer de páncreas y carne procesada. Ya existe una clara evidencia de que tener sobrepeso o ser obeso puede incrementar el riesgo de esta enfermedad y este estudio puede ser un indicio preliminar de otro factor detrás del trastorno”, remarcó.

Algunos síntomas. Es posible advertir la posibilidad de tener una dolencia pancreática, señal que nos puede llevar a una consulta médica a tiempo. Según se especificó, hay que estar atento a algunas de estas indicaciones del cuerpo: dolor abdominal que se extiende a la espalda (que empeora después de comer), pérdida inexplicable de peso, ictericia, debilidad y pérdida de apetito, náuseas, dolor de espalda, comezón en la piel, diabetes y también la aparición inexplicable de fiebre.

Un tumor que tarda varios años en desarrollarse

El cáncer de páncreas parece complicar al organismo durante décadas, antes de que el paciente presente síntomas.

Ello podría explicar por qué es tan difícil de tratar esta enfermedad, que es mortal en 95% de los casos.

Desde el inicio hasta el final, la enfermedad tarda 20 años en desarrollarse. Y también podría conducir a nuevas formas de detectarla y atacarla, según los investigadores en la revista Nature.

Los científicos del Instituto Médico Howard Hughes y la Universidad Johns Hopkins llevaron a cabo análisis genéticos de tumores y estos revelaron que las primeras mutaciones comienzan a aparecer 20 años antes de que el cáncer se vuelva letal.

Aunque el de páncreas es uno de los tumores menos frecuentes, las tasas de muerte de la enfermedad son muy altas y en los últimos 40 años no se ha logrado mejorar su supervivencia. Este cáncer es a menudo agresivo y no responde a tratamiento cuando llega a ser diagnosticado. La nueva investigación descubrió que los tumores parecen desarrollarse lentamente.

Los científicos analizaron muestras de tejido tanto de tumores primarios en el páncreas, como secundarios en otras partes del organismo a las cuales el cáncer se había extendido, los llamados tumores metastásicos. El ADN de cada gen de estos tumores fue secuenciado para observar señales de mutaciones.Los investigadores encontraron que, en promedio, cada tumor metastásico tenía 61 mutaciones relacionadas al cáncer. Más del 60 por ciento de estas habían estado presentes en el tumor pancreático original.

Los investigadores utilizaron este “reloj molecular” para calcular que en promedio toma 11,7 años para que una mutación única en una célula pancreática se convierta en un tumor pancreático “maduro”.

La Voz del Interior, 18/01/2012