Warning: include(../_menulat_art.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/espaciod/public_html/dicen_medios/risa.php on line 17

Warning: include(): Failed opening '../_menulat_art.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/espaciod/public_html/dicen_medios/risa.php on line 17

Warning: include(../_cabecera_art.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/espaciod/public_html/dicen_medios/risa.php on line 18

Warning: include(): Failed opening '../_cabecera_art.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/espaciod/public_html/dicen_medios/risa.php on line 18
Libros Relacionados

Risa

Efecto terapéutico de un recurso divertido

Los efectos terapéuticos de las emociones positivas. Científicos explican por qué la risa es contagiosa. Activa un grupo de células llamadas neuronas espejo.

Científicos ingleses hallaron nuevas evidencias sobre el poder contagioso de la risa: nuestro cerebro sería particularmente sociable, ya que gatilla una sonrisa como respuesta a la primera carcajada que percibe. "Parece que es absolutamente cierto que si reímos el mundo entero ríe con nosotros", dijo a LA NACION Sophie Scott, investigadora del Colegio Universitario de Londres, y autora del estudio publicado en la revista Journal of Neuroscience.

Estudios previos habían demostrado que cuando observamos una cara sonriente se activa un grupo de células nerviosas llamadas neuronas espejo, que nos impulsan a sonreír. El fenómeno es evidente en los bebés, que sonríen a quien les sonríe. El nuevo estudio reemplazó el estímulo visual por uno auditivo. Los investigadores seleccionaron vocalizaciones que correspondían a emociones positivas (diversión y triunfo) y negativas (miedo y disgusto) y, mediante estudios de resonancia magnética funcional, monitorearon la reacción cerebral de un grupo de voluntarios.

Las neuronas espejo se activaron como respuesta a todos los sonidos, preparando a los músculos faciales a entrar en acción. Sin embargo, la respuesta fue más intensa en el caso de las risas y voces triunfantes, hecho que no deja de ser una buena noticia, ya que la realidad no siempre permite presuponer que las emociones positivas son más contagiosas que las negativas.

Sophie Scott interpretó este hallazgo particularmente socializador del experimento: "El hecho de que las emociones positivas activen el sistema de neuronas espejo en mayor medida que las emociones negativas nos permite comprender cómo las emociones positivas promueven la cohesión social". Del estudio se desprende una conclusión trascendente: contamos con un cerebro social que nos asegura las bases biológicas capaces de favorecer la interacción y la empatía, fenómenos fundamentales para la vida en sociedad. Pero además, tendríamos una tendencia innata a sumarnos a las emociones positivas.

Y es en este punto que adquieren valor movimientos como la psicología positiva, impulsada unos pocos años atrás por Martin Seligman, de la Universidad de Pensilvania y Edgard Diener, de la Universidad de Illinois, como un intento por desplazar a la psicoterapia del registro más negativo de la enfermedad mental e impulsar el más optimista de la salud mental. Aunque rescata el valor de la psicología positiva, el licenciado Fernando Torrente, jefe de Terapia Cognitiva del Instituto de Neurología Cognitiva asegura que "la mayoría de los clínicos con experiencia siempre supieron de la importancia de las emociones positivas y de fortalecer los recursos positivos de los pacientes". Así, reivindica el valor de las conductas que promueven una mayor estimulación positiva, desde el cuidado del aspecto físico hasta la realización de actividades sociales gratificantes. "Sin embargo -advierte-, no hay que caer en reduccionismos". Y recuerda que, así como el estudio inglés demostró que las emociones positivas se contagian, otros demostraron que las negativas también pueden contagiarse.

Recursos optimistas

Para conjurar este aspecto menos optimista de la vida, una tendencia circula por todo el mundo proponiendo rescatar la capacidad de desarrollar recursos positivos y proyectarse con optimismo a pesar de los inevitables acontecimientos negativos.

Apenas algunos ejemplos: la escritura terapéutica con final feliz que postula Mónica Bruder, para ayudar a recuperar a quienes atravesaron experiencias traumáticas; la propuesta de los fonoauiólogos argentinos Mirta Nanno y Rubén Delauro, que promueven la risa como motor de salud (ver debajo) y que tiene sus raíces en el famoso movimiento creado por Patch Adams en los 70, cuando inició la terapia de la risa con los pequeños pacientes internados en hospitales de Estados Unidos. También la más reciente propuesta del laughing-yoga, inaugurada por el médico hindú Madan Kataria, que, a partir de los confirmados beneficios del yoga está difundiendo una alternativa que combina las posturas milenarias con el entrenamiento de la risa.

Los beneficios corporales de las emociones positivas no fueron ajenos a la medicina ortodoxa e instituciones científicas de reconocido prestigio se hicieron eco de estos estudios. Uno de los más recientes, publicado en noviembre en la revista Psychosomatic Medicine, demostró que, expuestas al virus de la gripe, las personas con tendencia a exhibir emociones positivas eran menos propensas a enfermarse.

El número de estudios que reivindican el poder terapéutico de la risa y las emociones positivas se multiplica por el mundo. Explotar el costado placentero de la vida, comprometerse con las actividades que uno emprende y buscar un sentido existencial trascendente a través de actividades que rompan el individualismo y construyan generosamente en función de los otros, caminos que conducen a la "Auténtica Felicidad", según el libro en el que Martin Seligman, uno de los padres de la psicología positiva, describe la ruta de la gente feliz.

Tesy De Biase - La Nación, sábado 30 de diciembre de 2006


RISA Y SALUD: Fundamento fisiológico

El solo gesto de la sonrisa genera, por el movimiento muscular, un estímulo eléctrico sobre los filetes nerviosos que inervan los músculos que intervienen en la sonrisa, y los nervios sensitivos (que son los que vuelven hacia el cerebro) llevan este impulso hasta el centro del sistema límbico, donde es bien recibido por la glándula pituitaria o hipófisis (única de todas nuestras glándulas que es química y eléctrica al mismo tiempo)

Cuando la pituitaria recibe el impulso o estímulo generado por nuestra sonrisa reacciona liberando unas hormonas llamadas "endorfinas"(neuropéptidos de actividad opiácea), las que, además de ser el analgésico natural de nuestro cuerpo, producen al ser liberadas, una sensación de bienestar generalizado. Lo mismo ocurre ante la acción de reír. Lo más notable es que cuando la sonrisa y/o la risa son autoprovocadas (es decir voluntaria y consciente), producen respuestas muy semejantes. Uno de los pilares de nuestra enseñanza es el trabajo individual sobre la propia sonrisa y la visualización de las endorfinas, con un ejercicio que es todo un hallazgo.

Estimulación del Sistema Inmunológico

Para algunos criterios médicos, y hasta hace aproximadamente veinticinco años (cuando comenzaron las investigaciones de la hoy llamada PNI: Psiconeuroinmunología) nuestra glándula Timo se atrofiaba a la salida de la adolescencia. Ya está aceptado mundialmente que no sólo NO se atrofia (aunque cambia de tamaño, de color, se recubre de grasa y deja de cumplir las funciones de intervenir en el crecimiento de los huesos largos), sino que sigue funcionando espléndidamente hasta el final de nuestros días.

Es la glándula más importante de nuestro sistema inmunológico, porque en ella "maduran"los linfocitos T, que nacen en la médula ósea. Si se atrofiara, careceríamos de la inmunidad adquirida más sofisticada de nuestro cuerpo por el resto de los años que vivamos y hasta padeciendo de un envejecimiento descontrolado.

Otro de los pilares de nuestra enseñanza es la estimulación del Timo a través de un ejercicio que es otro verdadero hallazgo, y que integra, por supuesto, nuestra llamada "secuencia de la salud"®. Lo más interesante es que, con elementos de radiestesia, medimos cómo reacciona la glándula ante dicha estimulación.

Importante es conocer -bien fundamentado- que las EP (emociones positivas) "activan"nuestra glándula y que cuando vivenciamos HMN (hábitos mentales negativos) se "deprime"el timo acarreando, obviamente, la disminución de los mecanismos de defensa de nuestro sistema inmunológico. Por ejemplo, ante el popular estrés.

La estimulación del Timo

Partiendo de los conocimientos de Emile Coué sobre la autosugestión; de la PNI con respecto a la persistencia de esta glándula; del antiguo golpeteo del Timo rescatado por José Silva y de la bioenergía, hemos creado un ejercicio que facilita la estimulación de la glándula de una manera real y “medible” o testeable energéticamente. El ejercicio que combina todos estos aspectos es el siguiente:

- De pié o sentado, “tomar” energía a través de la palma de la mano no diestra (en la mayoría la izquierda) y percibir como esta energía “sale” por la palma de la mano diestra (en la mayoría la derecha). Juntar los dedos de esta mano y apoyar las yemas de los mismos sobre el centro del pecho, a la altura del Timo (por arriba del corazón y por debajo de la garganta); siempre tomando energía por la otra mano;

- Una vez allí comenzar a “golpetear” suavemente con los dedos juntos la zona, describiendo un círculo pequeño alrededor del espacio de la glándula;

- Sin dejar de golpetear, esbozar una sonrisa y mantenerla durante todo el tiempo que debe repetir, en voz alta, la siguiente afirmación: “Cada día, en todos los aspectos de mi vida, sonriendo, yo voy de mejor en mejor”.

Esta frase fue tomada de la original de Coué: “cada día, en todo sentido, me siento mejor y mejor”, sólo que efectuamos algunas correcciones: agregar la palabra “sonriendo”, para que usted recuerde que debe sonreír todo el tiempo, y la expresión “en todos los aspectos de mi vida” a cambio de “en todo sentido”, que fue sugerida por nuestro hijo Valentín en oportunidad de hacer este ejercicio en familia, ya que, según él -en ese entonces con nueve años de edad- no entendía que significaba “en todo sentido”. Respecto de la duración del ejercicio, es la del tiempo que lleva repetir esa afirmación 21 veces seguidas. Y para contarlas, lo debe hacer con los dedos de la mano no diestra que toma energía: 5, 10, 15, 20... +1.

La Dieta del Buen Vivir

Para con los demás

1 - Lo que existe en tu interior es lo que darás y por lo tanto es lo que recibirás, ya que para las Leyes del Universo "dar y recibir son la misma cosa".
2 - Intenta ver en todas las personas, en todas las cosas y en todas las circunstancias, una misma mente igual a la tuya: la Mente de Dios.
3 - Ofrece a los demás comprensión y ayuda en lugar de sentir enemistad y competitividad.
4 - Elogia a las personas que alternan normalmente o circunstancialmente contigo.
5 - Recuerda permanentemente que tu propósito en esta vida es lograr amor, paz y alegría.
6 - Trata de estar con gente que sea de tu agrado y también trata de agradarles.
7 - Escapa de los comentarios negativos y desagradables.
8 - Brinda la sonrisa a todas las personas con quien te cruces en la vida, aunque al principio te resulte forzado o no tengas ganas.
9 - Busca hacer reír a los demás, y sentirás que es uno de los mejores bienes que puedes poseer.

Para contigo

1 - Regocíjate de la abundancia que representa despertarse cada mañana frente a la experiencia de un nuevo día.
2 - Agradece constantemente todo lo que tienes: desde un fósforo, pasando por tus bienes (muchos o pocos), los seres queridos, hasta el sol si está brillando o la lluvia si está cayendo.
3 - Bendice permanentemente todas tus tareas: las livianas y las pesadas, las que te gustan y las que no te gustan.
4 - Alégrate de vivir, de estar sano, de tener familia, o pareja, y amigos, de ser creativo.
5 - Esfuérzate por ocupar tu mente con pensamientos positivos, en lugar de los negativos que siempre te abruman: "según pienses así será".
6 - Cuida y corrige tu lenguaje y abandona el hábito de protestar y de hablar de escasez.
7 - Adopta una actitud de alegría pensando con humor, manteniendo tu mente abierta y permitiéndote "ver"las situaciones que te toca vivir de manera divertida.
8 - Ríete todos los días lo más que puedas; si es posible en compañía y, sanamente, ríete de ti mismo y contigo mismo.

Sin tu sonrisa, el mundo no se puede salvar. Mientras la tristeza se abata sobre ti, la Luz que el propio Dios designó como medio para la salvación se atenúa y pierde su fulgor. Y nadie se ríe, porque toda risa no es sino el eco de la tuya.

Mirta Nanno y Rubén Delauro - www.risaysalud.com


Warning: include(../_pie.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/espaciod/public_html/dicen_medios/risa.php on line 266

Warning: include(): Failed opening '../_pie.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/espaciod/public_html/dicen_medios/risa.php on line 266