Libros Relacionados

microondas

Jugando con la salud


Publicamos completo el informe del Dr. Patrick Quanten, que sirvi como fuente de consulta para nuestro texto sobre el problemtico y omnipresente horno de microondas. El lector podr sacar sus conclusiones y decidir en que convertir su "practico" electrodomstico.


LOS HORNOS MICROONDAS

Finalmente me convenc de poner en el papel lo que creo que todos ya saben. Una de las expresiones ms impresionantes de la tecnologa moderna, enviada a nuestros hogares, es el horno microondas. En un mundo en que el tiempo es dinero, as nos dicen, y es una obligacin la gratificacin inmediata de los deseos, el horno microondas es sencillamente un regalo de Dios. Sin embargo, vale la pena recordar que es, de hecho, un regalo humano, que implora por la pregunta ¿qu hemos hecho para merecer un regalo tan celestial?

Dado que los hornos microondas son tan fciles de usar y un dispositivo tan ahorrador de energa, comparado con los hornos convencionales, casi no hay hogar ni restaurante que no lo tenga. En general, la gente quiere creer que el horno microondas no tiene un efecto negativo sobre la comida o el consumidor de la comida. Enfrentmoslo, si los hornos microondas fueran realmente dañinos para nuestra salud ¿permitira el gobierno que se vendan? Seguramente que no.

¿Cmo funcionan los hornos microondas? Las microondas son una forma de energa electromagntica, como las ondas de luz o de la radio. Las ondas son ondas muy cortas “micro” de energa electromagntica que viajan a la velocidad de 186.282 millas por segundo. Las microondas se usan para los telfonos celulares (¿se acuerda que el uso de telfonos celulares puede provocar tumores cerebrales?), las señales satelitales, las comunicaciones militares y aeronuticas (todas stas son causas conocidas de enfermedad por radiacin si usted vive por casualidad en un punto de resonancia de estas ondas).

Las microondas, segn nos dicen en su defensa, son un fenmeno natural ya que pueden encontrarse en la naturaleza. ¡Entonces no pueden ser malas para nosotros! Y tienen razn: ocurren de manera natural. Las microondas se producen de manera natural en casi todas partes del mundo, desde la tierra hasta el sol. La diferencia, sin embargo, es sta: las microondas del sol estn basadas en los principios de pulsos de corriente continua (DC) que no crean calor por friccin; los hornos microondas usan corriente alterna (AC) creando calor por friccin. Un horno microondas produce una longitud de onda de energa en picos, donde toda la potencia va dentro de solamente una estrecha banda de frecuencia del espectro de energa. La energa solar opera en una frecuencia de energa amplia.

Dicho en otros trminos, la radiacin producida por el horno microondas tiene solamente una frecuencia, mientras que la energa solar cubre todo un espectro. Las frecuencias de energa son importantes porque el patrn de resonancia armado por su interaccin puede ser estrecho o amplio. Si el espectro es muy estrecho, se incrementa el poder de resonancia; si el espectro es ms amplio, entonces el efecto de resonancia se expande y el intercambio de energa es parejo.

Todo horno microondas contiene un magnetrn, un tubo en donde los electrones son afectados por los campos magnticos y elctricos de modo tal que producen una micro radiacin de longitud de onda de alrededor de 2450 Mega Hertz (MHz) o 245 Giga Hertz (GHz). La radiacin de microondas interacta con la frecuencia oscilante de las molculas de los alimentos. Toda energa de ondas cambia la polaridad de positiva a negativa con cada ciclo de la onda. En las microondas, estos cambios de polaridad ocurren millones de veces por segundo. Todas las molculas de cualquier tipo de tejido, incluyendo nuestro alimento, estn construidas sobre campos electromagnticos. stos son seriamente turbados cuando la polaridad de las molculas cambia de positivo a negativo unas 2.450.000.000 de veces por segundo. Es esta friccin la que crea calor en la comida. ¡As es cmo se puede calentar la materia en pocos segundos!

En los modelos comerciales, el horno tiene una potencia de entrada de alrededor de 1000 vatios de corriente alterna. A medida que estas microondas generadas por el magnetrn bombardean la comida, hacen rotar las molculas polares a la misma frecuencia muchas millones de veces por segundo. Esta agitacin molecular crea friccin, que calienta la comida. La friccin rasga las molculas de alrededor provocando un daño sustancial y por ltimo deformndolas. El nombre cientfico para esta deformacin es “isomerismo estructural”.

Quizs ya haya advertido que las comidas calentadas en el microondas estn mucho ms calientes en la parte de adentro que afuera. ¡Ahora sabe por qu! El punto central hacia donde se dirigen los tubos del magnetrn yace a pocos centmetros arriba de la placa giratoria y ese es el lugar donde se lleva a cabo la resonancia ms poderosa. Ese es el lugar donde se crea el mayor calor dentro de los tejidos.

Deber estar claro ya que el “calentar” a travs de la radiacin de un horno microondas cambia la sustancia de lo que se calienta. Quizs tambin resulte ya obvio que las personas que prepararan la comida en un horno microondas consumen estas sustancias “desconocidas”, o por lo menos una sustancia cuya frecuencia natural fue turbada. Estos no son ms que productos txicos para el sistema.

Si todo esto tiene mal aspecto, bien podramos preguntarnos por qu el horno microondas lleg a ver la luz del da. ¿Quin invent esto y por qu? El ejrcito alemn desarroll originalmente los hornos de coccin microondas “radioemisoras”, para el uso en sus operaciones de apoyo mvil para la invasin de Rusia. Al poder usar equipamiento electrnico para la preparacin de las comidas a escala masiva, eliminaban el problema logstico de los combustibles para cocinar, adems de la conveniencia de producir productos comestibles en un tiempo muy reducido.

Despus de la guerra, los aliados descubrieron las investigaciones mdicas realizadas por los alemanes sobre los hornos microondas. Estos documentos, junto con algunos hornos microondas en funcionamiento, fueron transferidos al Departamento de Guerra de los EE.UU. y clasificados para “investigacin cientfica ulterior”. Los rusos tambin haban recuperado algunos hornos microondas y llevaron a cabo investigaciones exhaustivas sobre los efectos biolgicos. Como resultado de los mismos, su uso fue prohibido en la Unin Sovitica. Los soviticos emitieron una advertencia internacional sobre los peligros para la salud de los hornos microondas y de los dispositivos electrnicos de frecuencia similar, tanto biolgicos como ambientales,.

Otros cientficos de Europa oriental informaron tambin acerca de los efectos dañinos de la radiacin de las microondas y establecieron estrictos lmites medioambientales para su uso. Estos son acatados en lo que respecta a las telecomunicaciones, en relacin a la notificacin de los denominados “puntos calientes” de patrones inexplicables de enfermedad. Como resultado se cambia levemente el ngulo de las antenas parablicas de comunicacin y las enfermedades misteriosas desaparecen. Los EE.UU. no han aceptado los informes europeos acerca de los efectos dañinos, an cuando el EPA estima en el pas se estn incrementando las fuentes de radiacin de microondas y frecuencias de radio en un 15% anual.

Lo que sigue es un resumen de las investigaciones rusas publicado por el Atlantis Raising Educational Center de Portland, Oregon. Se formaron carcingenos en prcticamente todas las comidas examinadas. Ninguna comida de prueba estuvo sujeta a ms microondas que las necesarias para cumplir el propsito, es decir, cocinar, descongelar o calentar a fin de asegurar la ingesta sanitaria. A continuacin damos un resumen de algunos de los resultados:
- El preparar carnes en el microondas, lo suficiente como para asegurar la ingesta sanitaria, provoc la formacin de, un conocido carcingeno (d-Nitrosodientanolamina).
- El preparar en microondas leche y cereales, convirti algunos de sus aminocidos en carcingenos.
- El descongelar frutas converta sus fracciones conteniendo glucsidos y galactsidos, en sustancias cancergenas.
- La exposicin extremadamente corta de verduras crudas, cocidas o congeladas, convirti sus alcaloides vegetales en carcingenos.
- Se formaron radicales libres carcingenos en las plantas preparadas en el microondas, especialmente las verduras de raz.

Quizs sea el momento de mostrarle algo de la evidencia cientfica hasta la fecha, a fin de que usted pueda decidir acerca del horno microondas. O quizs la informacin nueva le pueda confundir an ms. Pero la verdad sigue intacta.

Los hechos y la ciencia

Se han hecho pblicas una cantidad de advertencias, pero apenas se les ha dado atencin. Por ejemplo, Young Families, el Servicio de extensin de Minnesota, de la Universidad de Minnesota, public lo siguiente en 1989: “El calentar el bibern en un microondas provoca cambios en la leche, una prdida de vitaminas, y se podrn destruir las propiedades. El calentar el bibern sostenindolo bajo la canilla podr tardar unos minutos ms pero es mucho ms seguro.”

La Dra. Lita Lee de Hawai inform en The Lancet en diciembre de 1989: “El pasar por el microondas las frmulas para bebs convirti a determinados aminocidos en sintticos (cis-ismeros no biolgicamente activos). Adems, uno de los aminocidos convertidos es conocido como una neurotoxina (venenoso para el sistema nervioso) y una nefrotoxina (venenoso para los riñones). Como si no fuese suficientemente malo que no se amamante a muchos bebs, ahora se les alimenta con leche simulada (frmula para bebs) que se vuelve an ms txica a travs del microondas.”

En Oklahoma, una enfermera calent sangre en un horno microondas para Norma Levitt, una paciente quirrgica de cadera, que estaba por recibir una transfusin sangunea. Mientras que las transfusiones sanguneas normalmente se calientan, normalmente no se hace en un horno microondas. La Srta. Levitt muri por esta simple transfusin sangunea. En el caso de la Srta. Levitt el microondas alter la sangre y la mat.

En el libro de la Dra. Lita Lee, Health Effects of Microwave Radiation-Microwave Ovens (Los efectos en la salud de la radiacin de las microondas-hornos microondas), y en las ediciones de marzo y septiembre de 1991 de Earthletter, ella afirm que todo horno microondas pierde radiacin electromagntica, daña la comida, y convierte a las sustancias cocinadas en ellos en peligrosos productos rgano-txicos y carcingenos. Las investigaciones ulteriores resumidas en este artculo revelan que los hornos microondas son mucho ms dañinos de lo que se imaginaba anteriormente.

En Comparative Study of Food Prepared Conventionally and in the Microwave Oven (Estudio comparativo de la comida preparada de modo convencional y en el horno microondas), publicado por Raum & Zelt en 1992, declara: “Los hornos microondas producen una corriente alterna que fuerza un billn o ms inversiones de polaridad por segundo en cada molcula de la comida. La produccin de molculas no naturales es inevitable. Se ha observado que los aminocidos naturales cambian de forma, transformndose en formas txicas. Un estudio de corto plazo hall cambios significativos y preocupantes en la sangre de los individuos que consuman leche y verduras del microondas. Disminuan los niveles de hemoglobina y sobre todo aumentaban los niveles de los glbulos blancos y el colesterol.”

Investigadores rusos informaron tambin sobre una marcada aceleracin de degradacin estructural que lleva a un valor alimenticio reducido en 60 a 90% de todos los alimentos examinados.
- Anulada la bio-disponibilidad del complejo vitamnico B, vitamina C, vitamina E, minerales esenciales y factores lipotrpicos en todos los alimentos examinados.
- Varios tipos de daño a muchas sustancias vegetales, tales como alcaloides, glucsidos, galactsidos y nitrilsidos.
- La degradacin de ncleo-protenas en las carnes.

El estudio clnico suizo

El Dr. Hans Ulrich Hertel y el Dr. Bernard H. Blanco del Instituto Federal Suizo de Tecnologa y el Instituto de Bioqumica de la Universidad de Lausanne, publicaron un trabajo señalando que la comida cocinada en los hornos microondas podra plantear un riesgo mayor para la salud que la comida cocinada por los medios convencionales. Apareci tambin un artculo en la edicin 19 del Journal Franz Weber en donde se declar que el consumo de comida cocinada en hornos microondas tena efectos cancergenos sobre la sangre.

El Dr. Hertel fue el primer cientfico que concibi y realiz un estudio clnico de calidad sobre los efectos que tienen los nutrientes pasados por el microondas en la sangre y la fisiologa del cuerpo humano. Su pequeño, pero bien controlado, estudio mostr la fuerza degenerativa producida por los hornos microondas. La conclusin cientfica demostr que al cocinar con microondas cambiaron los nutrientes de los alimentos, y ocurrieron cambios en la sangre de los participantes que podan provocar el deterioro del sistema humano.

A intervalos de dos a cinco das, los voluntarios del estudio recibieron una de las siguientes variantes alimenticias con el estmago vaco: leche cruda; la misma leche cocinada de modo convencional; leche pasteurizada; las mismas leches crudas cocinadas en horno microondas; verduras de una granja orgnica; las mismas verduras cocinadas de modo convencional; las mismas verduras congeladas y descongeladas en un horno microondas; y las mismas verduras cocinadas en un horno microondas. Una vez aislados los voluntarios, se les extrajo muestras de sangre inmediatamente antes de comer. Luego, se les extrajo muestras de sangre a intervalos determinados despus de comer los preparados anteriores de leche y de verduras.

Se descubrieron cambios significativos en las muestras de sangre de los intervalos que siguieron a los alimentos cocinados en el horno microondas. Los linfocitos (clulas blancas) mostraron una disminucin ms clara a corto plazo siguiendo a la ingesta de los alimentos preparados en microondas que despus de la ingesta de todas las dems variantes. Los indicadores señalaron hacia la degeneracin. Esto llev al Dr. Hertel a la conclusin de que dichas energas derivadas tcnicamente podran, en verdad, ser pasadas al hombre mediante el comer alimentos preparados con el microondas.

Segn el Dr. Hertel, “la leucocitosis, que no puede ser explicada por las desviaciones diarias normales, es tomada muy en serio por los hematlogos. Los leucocitos son a menudo señales de efectos patgenos sobre el sistema vivo, tales como envenenamiento y daño celular. Pareciera que los aumentos marcados fueron causados totalmente por ingerir las sustancias preparadas con el microondas.”

“Existe una extensa literatura cientfica referida a los efectos peligrosos de la radiacin directa de las microondas sobre los sistemas vivos. Es sorprendente, por lo tanto, darse cuenta del poco esfuerzo que se ha hecho por reemplazar esta tcnica perjudicial de microondas por tecnologa ms acorde con la naturaleza. No existe ningn tomo, molcula o clula de ningn sistema orgnico capaz de resistir un poder tan violento y destructivo por cualquier perodo de tiempo, ni siquiera en la escala baja de energa de milivatios.”

Las mismas deformaciones violentas que ocurren en nuestros cuerpos, cuando estamos expuestos de manera directa a las ondas de radar o las microondas, tambin ocurren en las molculas de los alimentos cocinados en un horno microondas. Esta radiacin tiene por resultado la destruccin y deformacin de las molculas de los alimentos. El pasar por microondas tambin crea nuevos compuestos, denominados compuestos radiolticos, que son fusiones desconocidas que no se encuentran en la naturaleza. Los compuestos radiolticos son creados por la descomposicin molecular, deterioro resultado directo de la radiacin.

Los fabricantes de los hornos microondas insisten que los alimentos preparados con microondas y los alimentos irradiados no tienen compuestos radiolticos significativamente ms elevados que los alimentos hervidos, horneados y dems alimentos cocinados de modo convencional. La evidencia clnica cientfica presentada aqu ha demostrado que esto es sencillamente una mentira. En EEUU ni las universidades ni el gobierno federal han conducido pruebas con respecto a los efectos sobre nuestros cuerpos de comer alimentos preparados con microondas. ¿No es extraño eso? Estn ms interesados en los estudios sobre lo que ocurre si no cierra bien la puerta de un horno microondas. Una vez ms, el sentido comn nos dice que su atencin debera centrarse en lo que ocurre con los alimentos cocinados adentro de un horno microondas. Dado que la gente ingiere esta comida alterada ¿no tendra que haber inters por cmo las mismas molculas deterioradas afectarn nuestra propia estructura celular biolgica humana?

Se descubre la enfermedad del microondas

Los rusos hicieron investigaciones sobre miles de trabajadores que haban sido expuestos a microondas durante el desarrollo del radar en los años de 1950. Sus investigaciones demostraron problemas de salud tan graves que los rusos establecieron lmites muy estrictos de exposicin de 10 microvatios para los trabajadores y 1 microvatio para los civiles.

En el libro de Robert O. Becker, The Body Electric, l describi las investigaciones rusas sobre los efectos de la radiacin de microondas en la salud, que ellos denominaron “enfermedad de microondas”. En la pgina 314, Becker declara: “Sus [enfermedad de microondas] primeros signos son la presin sangunea baja y pulso lento. Las manifestaciones posteriores y ms comunes son la excitacin crnica del sistema nervioso simptico [sndrome de estrs] y la presin sangunea alta. Esta fase tambin incluye a menudo dolor de cabeza, mareo, dolor de ojos, insomnio, irritabilidad, ansiedad, dolor de estmago, tensin nerviosa, incapacidad para concentrarse, prdida del cabello, adems de una mayor incidencia de apendicitis, cataratas, problemas de reproduccin, y cncer. Los sntomas crnicos son seguidos por crisis de agotamiento suprarrenal y dolencia cardaca isqumica [el bloqueo de las arterias coronarias y ataques cardacos].”

Segn la Dra. Lee, los cambios se observan en la composicin qumica de la sangre y los ndices de ciertas enfermedades entre los consumidores de las comidas de microondas. Los sntomas anteriores pueden provocarse fcilmente por las observaciones que se dan a continuacin. Lo que sigue es una muestra de estos cambios:
- Se observaron desrdenes linfticos, que llevaron a la capacidad reducida de prevenir determinados tipos de cnceres.
- Se observ en la sangre un porcentaje ms elevado de formacin de clulas cancergenas.
- Se observaron porcentajes ms elevados de cncer de estmago y del intestino.
- Se observaron porcentajes ms elevados de desrdenes digestivos y un paulatino colapso de los sistemas de eliminacin.
- Se han observado un mayor grado de problemas gastro-intestinales as como un colapso paulatino de los sistemas de eliminacin.

Conclusiones de la ciencia forense

A esta altura deber estar claro que no es para nada aconsejable el uso de los aparatos de microondas y con la decisin del gobierno sovitico de 1976, la opinin cientfica actual en muchos pases con respecto al uso de dichos aparatos queda claramente evidenciado. Debido al problema de la residualizacin y ligamento magntico al azar dentro de los sistemas biolgicos del cuerpo (Categora III: 9), que puede en ltima instancia afectar a los sistemas neurolgicos, principalmente el cerebro y los neuroplexos (centros nerviosos), puede resultar la despolarizacin a la largo plazo de los circuitos neuro-elctricos de los tejidos. Dado que estos efectos pueden provocar daño virtualmente irreversible a la integridad neurolgica de los diversos componentes del sistema nervioso, (I.R. Luria, Novosibirk 1975a), la ingesta de alimentos de microondas est claramente contraindicada en todo respecto. El efecto residual magntico de los mismos puede volver a los componentes receptores siconeurales del cerebro ms sujetos a ser influidos sicolgicamente por campos radiales de microondas inducidos artificialmente provenientes de las estaciones de transmisin, redes de TV, y los telfonos celulares.

La posibilidad terica de influencia sico-telemtrica (la capacidad de afectar a la conducta humana mediante señales de radio trasmitidas a frecuencias controladas) fue sugerida por las investigaciones neuro-sicolgicas soviticas en Uralyera y Novosibirsk (Luria y Perov, 1974a, 1975c, 1976a), que pueden provocar el acatamiento involuntario subliminal sicolgico de un campo energtico a los aparatos operativos de microondas.

¿Necesita tener una versin condensada del razonamiento que se encuentra detrs de tirar su microondas? A partir de las conclusiones de los estudios cientficos clnicos suizos, rusos, y alemanes, ya no podemos ignorar al horno microondas que se encuentra en nuestras cocinas. Basados en estas investigaciones, concluiremos lo siguiente:
1) El comer continuamente alimentos procesados de un horno microondas, provoca daño cerebral permanente de largo plazo, por el acortamiento de los impulsos elctricos en el cerebro [despolarizando/desmagnetizando el cerebro].
2) Los seres humanos no pueden metabolizar los productos secundarios desconocidos creados por las comidas del microondas.
3) La produccin hormonal masculina y femenina se detiene o se altera al comer comidas de microondas.
4) Los efectos de las comidas de microondas son residuales [a largo plazo es permanente] dentro del cuerpo humano.
5) Los minerales, las vitaminas y los nutrientes de todas las comidas de microondas se encuentran reducidas o alteradas, por lo cual el cuerpo humano recibe poco o ningn beneficio. El cuerpo mismo no puede absorber estos compuestos o descomponerlos.
6) Los minerales de las verduras se transforman en radicales libres cancergenos en los hornos microondas.
7) Las comidas preparadas en microondas provocan tumores estomacales e intestinales. Esto puede explicar el porcentaje rpidamente incrementado del cncer de colon.
8) El comer por un tiempo prolongado comidas preparadas en microondas provoca el aumento de las clulas cancergenas en la sangre humana.
9) La ingesta continua de alimentos de microondas provoca deficiencias del sistema inmunolgico a travs de las alteraciones de las glndulas linfticas y el suero sanguneo.
10) El comer alimentos de microondas provoca prdida de memoria, concentracin, inestabilidad emocional, y una disminucin de la inteligencia.

El uso de las trasmisiones de microondas artificiales para el control sicolgico subliminal, a.k.a. “lavado de cerebro”, tambin fue comprobado. Documentos de las investigaciones rusas de 1970 y los resultados registrados por los Dres. Luria y Perov con las especificaciones de sus experimentos clnicos en esta rea comprueban esto con claridad. Incluso acontecimientos recientes en Palestina nos han pintado un cuadro acerca de cmo el asalto de microondas sobre una muchedumbre, en este caso una reunin de protesta contra el gobierno israel, puede ser despachado sin que se dispare una sola bala o se d un solo golpe fsico. Es el ejemplo ms llamativo hasta la fecha de cmo un gobierno usa las señales electromagnticas para influenciar la funcin cerebral de una masa de seres humanos. A una escala menor, estas tcnicas han sido desplegadas durante mucho tiempo en las prisiones y los centros de detencin.

Patrick Quanten MD - Asesor Independiente de Salud