Libros Relacionados

Antiácidos

Aumentarían el riesgo de fracturas

Tomar antiácidos durante más de un año en forma continuada puede elevar el riesgo de sufrir fractura de cadera en personas de más de 50 años, halló un estudio británico cuyos resultados fueron dados a conocer ayer. Estos fármacos obstaculizarían la absorción del calcio.

El trabajo plantea interrogantes sobre la seguridad de algunos de los fármacos más ampliamente usados y los medicamentos más recetados en el mercado, tomados por millones de personas. Los investigadores conjeturaron que cuando las drogas reducen el ácido en el estómago, también dificultan la absorción de calcio por el organismo. Esto puede debilitar los huesos, que se fracturan con mayor facilidad.

"Las fracturas de cadera en adultos mayores a menudo llevan a complicaciones que pueden poner en riesgo la vida. Como resultado, los médicos deberían asegurarse de que los pacientes tengan una buena razón para tomar fármacos contra la acidez estomacal", dijo el coautor del estudio, doctor Yu-Xiao Yang de la facultad de medicina de la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos. "La mayoría de la gente las considera relativamente inocuas -agregó Yang-. A menudo las toman sin una indicación clara o justificada."

Algunas personas hallan alivio para la acidez con antiácidos de venta libre en farmacias. Pero para otros, esos medicamentos no funcionan bien. Además, la acidez puede ser más que una fuente de incomodidad. Las personas con acidez crónica pueden desarrollar dolorosas úlceras en el esófago, y en ciertos casos pueden derivar en cáncer de esófago.

La doctora Sandra Dial, de la Universidad McGill en Montreal, Canadá, que no participó en el estudio pero ha realizado investigaciones similares, dijo que los pacientes deberían discutir los riesgos y beneficios con sus médicos, y reducir el uso de estas medicinas si es que pueden. Varios de estos fármacos pertenecen a una categoría de drogas conocida como inhibidores de la bomba de protones, y requieren activación en un ambiente ácido. El estudio halló que existe también un riesgo de fractura de cadera similar, aunque menor, en otra clase de drogas antiácidas llamadas bloqueadores H2.

Un estudio abarcador

El trabajo, publicado ayer en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA), examinó los registros médicos de más de 145.000 pacientes en Inglaterra, donde está disponible una gran base de datos electrónica para realizar investigaciones. El promedio de edad de los pacientes era de 77 años.

Los pacientes que usaron inhibidores de la bomba de protones durante más de un año tenían un riesgo 44% mayor de sufrir fractura de cadera que aquellos que no los tomaban. El riesgo era mayor cuanto más tiempo los pacientes hubieran tomado los fármacos. El riesgo más grande se observó en personas que tomaban grandes dosis de las drogas durante más de un año. Ese grupo tenía 2,5 veces más riesgo de fracturas de cadera que los que no las consumían.

Yang dijo que por cada 1262 pacientes de edad avanzada tratados con las drogas durante más de un año, habría una fractura adicional de cadera por año atribuible a las drogas. Por cada 336 pacientes de edad avanzada con el mismo tratamiento por un año, pero en dosis más elevadas, habría una fractura de cadera adicional por año atribuible a las drogas.

Doug Levine, del laboratorio AstraZeneca, que produce los fármacos Nexium y Prilosec, dijo que el estudio no prueba que los inhibidores de la bomba de protones causen fracturas de cadera. Sólo sugieren una asociación potencial, agregó, por lo que los médicos deben monitorear a sus pacientes para ajustar la dosis.

Carla K. Jonson (AP) - La Nación, jueves 28 de diciembre de 2006