Warning: include(../_menulat_art.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/espaciod/public_html/depuracion_corporal/represion_sintomas.php on line 17

Warning: include(): Failed opening '../_menulat_art.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/espaciod/public_html/depuracion_corporal/represion_sintomas.php on line 17

Warning: include(../_cabecera_art.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/espaciod/public_html/depuracion_corporal/represion_sintomas.php on line 18

Warning: include(): Failed opening '../_cabecera_art.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/espaciod/public_html/depuracion_corporal/represion_sintomas.php on line 18
Libros Relacionados

TOXEMIA Y DEPURACION

La represión de síntomas

A esta altura, es fácil comprender lo nefasto que resulta la represión de síntomas, siendo que el síntoma es apenas “la punta del iceberg” que es la toxemia crónica.

Este mal hábito, fruto de un contexto social que reclama soluciones instantáneas y un gran negocio basado en prometerlas, ha dejado en el olvido las bases de la terapéutica hipocrática. Los griegos hablaban de tres fases en el proceso curativo: en primer lugar el reposo; si no era suficiente, probar con la dieta; y solo en última instancia recurrir a la medicación. La medicina alopática se encargó de borrar las dos primeras fases, acortando camino hacia la medicación represora de síntomas. Tratamos al organismo como si fuese un “idiota” que hace mal las cosas o estuviera “fallado”.

Aunque no podemos considerarla una enfermedad, nuestro comportamiento frente a la sudoración es un claro ejemplo de la actitud represora de síntomas. El sudor es un canal natural de excreción de desechos, como veremos luego en el apartado referido a la piel. El organismo tiene glándulas específicas para eliminar toxinas detrás de las rodillas, detrás de las orejas, en la ingle y en las axilas. La presencia de sudor corporal es un indicador de buen funcionamiento de estas glándulas, mientras que su abundancia o el mal olor significan colapso tóxico y alimentación inadecuada.

Ahora bien, en lugar de corregir las causas del desequilibrio, utilizamos sustancias químicas sintéticas que bloquean la emisión del sudor: los populares antitranspirantes. Es más, ahora se ha puesto de moda una intervención quirúrgica[1] aplaudida por como un logro de la dermatología y destinada a… ¡¡¡eliminar las glándulas sudoríparas de las axilas!!! Se hace en pocos minutos y está orientada a personas con sudoración excesiva, o sea… ¡¡¡muy intoxicadas!!! Un detalle: tras la operación, las personas comienzan a sudar por la espalda o el torax!!!... un pequeño “efecto secundario”… Y para colmar la capacidad de asombro, ahora se bloquea la sudoración con implantación de botox o toxina botulínica!!!

Los antitranspirantes -como su nombre claramente lo indica- evitan la transpiración; por lo tanto, impiden excretar las toxinas a través de las axilas. Estas toxinas no desaparecen mágicamente; al no poder ser evacuadas, pasan a las glándulas linfáticas que se encuentran debajo de los brazos. La mayoría de los tumores cancerígenos de seno, ocurren en este cuadrante superior del área de la mama, precisamente donde se hallan dichas glándulas. Ni hablar de los linfomas o cáncer linfático.

En opinión del Dr. Christopher Vasey, “las medicaciones represivas de síntomas, que van en contra de los esfuerzos de purificación del organismo, solo deberían emplearse cuando la vida del paciente está en peligro, cuando los dolores son demasiado fuertes o cuando hay una invasión microbiana generalizada”.

Como puntualiza el Dr. Robert Masson, director de estudios del Instituto de Naturopatía de París: “Prudencia frente a ciertas “curaciones”; como esos eccemas o soriasis muy mejorados, cuando no “curados” por pomadas generadoras de ceguera, epilepsia, cardiopatías, asma o tumores; leucorreas, poco o nada infecciosas, “reemplazadas” a consecuencia de un tratamiento local “muy eficaz” por mastosis, fibromas, esterilidad, asma, angina de pecho o depresión; hemorragias nasales cauterizadas, seguidas muy rápidamente por un Parkinson; hemorroides poco sangrantes, “rápidamente secadas”, seguidas de un ataque cerebral fulminante”.

Lamentablemente se ha generalizado el concepto de un remedio para cada enfermedad y cuanto más grave la enfermedad, más potente la medicación. O sea que seguimos luchando contra los efectos sin suprimir las causas: en el ejemplo del automóvil, continuamos apagando la luz de presión de aceite.

Al incrementarse la contaminación del terreno -por el aporte tóxico de los medicamentos empleados- y deprimirse cada vez más la fuerza vital, nuestro sistema inmunológico baja la guardia, pierde efectividad de acción y se abren las puertas para un estado más peligroso.


[1] Una técnica evita la transpiración excesiva. Fue desarrollada por un cirujano argentino. Consiste en eliminar, por medio de láser, las glándulas sudoríparas de las axilas; es ambulatoria y se realiza en 45 minutos. Fue presentada en el 7° Congreso Internacional de Cirugía Dermatológica. La Nación, 31/10/03

Extraído del libro "Cuerpo Saludable"


Warning: include(../_pie_art.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/espaciod/public_html/depuracion_corporal/represion_sintomas.php on line 135

Warning: include(): Failed opening '../_pie_art.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/espaciod/public_html/depuracion_corporal/represion_sintomas.php on line 135